LAS ALGAS EN LA COSMÉTICA

La incorporación de las algas al mundo de la cosmética tiene como objetivo ayudar a la piel a reencontrar el equilibrio natural gracias a elementos activos

Cada día surgen noticias que nos informan de la necesidad que tenemos de cuidar nuestra piel y protegerla de las inclemencias del entorno, y de los excesos a la que la sometemos.

Sabemos que, diariamente, nuestra piel se ve agredida por la contaminación ambiental, las radiaciones electromagnéticas y solares, la deshidratación, la sequedad atmosférica, etc.

Si la piel se encuentra expuesta a todos estos ataques sin ningún tipo de protección, se estropeará rápidamente, dado que los efectos dañinos son acumulativos, especialmente la exposición prolongada al sol.

Por otra parte, la piel forma parte de las vías utilizadas por el cuerpo para la eliminación de las toxinas, junto con los riñones, el hígado, los intestinos y los pulmones, por lo que es indispensable tomar las debidas precauciones para que funcione en las mejores condiciones.

¿Para qué se pueden utilizar las algas a nivel cosmético?

En posts anteriores detallamos los distintos tipos de algas más comunes, así como sus propiedades culinarias y terapéuticas. Pero en esta ocasión vamos más allá, y no sólo nos limitamos a estas propiedades en la cocina y en la salud, sino que nos extendemos a un nuevo ámbito, que es el de la cosmética y el cuidado corporal.

Hoy en día, podemos encontrar diversos tipos de algas en numerosos productos cosméticos: leches limpiadoras, tónicos, cremas hidratantes para la cara y el cuerpo, desodorantes, cremas para las manos, pastas dentífricas, champús, jabón para la piel y la higiene íntima, cremas para masaje, productos para disolver en el agua del baño, preparados anti-estrías y anti-cicatrices, productos para combatir la celulitis, la flacidez, cremas para la pesadez de las piernas, y muchos más.

Cabe señalar que las especies más usadas en cosméticas son las algas Fucus y las Laminarias (Amit, Ashawat, Shailendra y Swarnlata, 2007).

Las algas marinas en la cosmetica

Las propiedades de las algas, centrándonos de forma específica en la cosmética, serían las siguientes, tal y como indican las principales investigaciones sobre el tema (Cheong, Qiu, Du, Liu y Khan, 2018; Santana, Oliveira, Yoshida, Sabha y Oshima, 2011; Gonzalez-Minero y Bravo Díaz, 2018):

  1. Tienen un gran poder hidratante, pues contienen una gran cantidad de agua, además de otras sustancias, que hace que sean perfectas para usarlas en cosmética.
  2. Son muy efectivas en los tratamientos contra el acné. El acné se suele formar en nuestra piel debido a la acumulación de toxinas, y las algas ayudan a regular el equilibrio de la piel y a eliminar la acumulación de estas toxinas.
  3. Tienen un gran efecto anti-envejecimiento, de modo que son muy utilizadas en productos cosméticos anti edad, gracias a su poder antioxidante y a las vitaminas E y C que poseen. De este modo, protege contra los radicales libres que se pueden acumular en nuestra piel, y que son los principales responsables de que la piel envejezca.
  4. Se caracterizan por su poderoso efecto anticelulítico. Porque tienen un efecto estimulador en la circulación de la sangre, lo que ayuda a la eliminación de la grasa en zonas del cuerpo localizadas y a que la celulitis o piel de naranja disminuya de forma visible.
  5. Las algas ayudan a bajar de peso, gracias también a que estimulan la sangre, lo cual ayuda a eliminar la grasa corporal y a regular el metabolismo. Se suelen emplear en los tratamientos para adelgazar y para combatir la obesidad.
  6. Poseen un destacado efecto anti-estrés, y como el estrés es uno de los aspectos que más envejece la piel, cada vez son más utilizadas en todo tipo de productos cosméticos.
  7. Ayudan a eliminar las arrugas. Dado que las algas tienen una acción desintoxicante y depurativa, ayudan a retrasar la aparición de las arrugas y a renovar las células de la piel.
  8. Combate las líneas de expresión. Sabemos que, junto con las arrugas, las líneas de expresión en el rostro hacen que nuestra piel parezca más vieja. La acción depurativa de las algas también ayuda a contribuir a que las líneas de expresión sean menos visibles y a que vayan disminuyendo.
  9. Las algas ayudan a reafirmar la piel, porque gracias a la alta cantidad de minerales por los que están compuestas, las algas ayudan a que la piel esté más firme, que recupere su elasticidad natural, disminuyendo al mismo tiempo la flacidez.
  10. Poseen un importante efecto nutritivo para la piel. Algunos de sus elementos, como los lípidos, los oligoelementos y los minerales, producen en la piel una nutrición intensa y un aspecto más saludable. Por ello, son tan utilizadas en las cremas nutritivas.

En realidad, las algas poseen nutrientes y sustancias como vitaminas A, B, C, E, y K, calcio y hierro, entre otros minerales, además de proteínas, que son de gran ayuda para la salud y belleza de la piel (Cheong, Qiu, Du, Liu y Khan, 2018).

Además, y gracias a su aplicación, el organismo puede obtener estos nutrientes a través de la epidermis y beneficiarse con ellos, además de otras propiedades importantes, que van desde acciones antioxidantes hasta funciones antivirales (Hunt, Fate y Dods, 2011).

Estos vegetales marinos absorben los iones con tal poder, que un kilo de algas contiene la misma cantidad de principios activos que 10.000 litros de agua de mar (Alcalde, 2004; Bourgougnon, Bedoux, Sangiardi y Stiger, 2011).

Esta riqueza marina acumulada en las algas permite tratar eficazmente los procesos de envejecimiento cutáneo y resolver los trastornos circulatorios, celulíticos, reumáticos y de obesidad (Bedoux, Hardouin, Burlot y Bourgougnon, 2014). Y, además de ello, las algas poseen una molécula marina muy singular, que pasamos a explicar a continuación.

¿Qué es la molécula marina SPD?

Las algas marinas en la cosmeticaLa superficodismutasa (o SPD) es una molécula marina estabilizada, de muy bajo peso molecular, dotada de propiedades antirradicales libres, obtenida de algas que viven a unos 20 metros de profundidad (Gonzalez-Minero y Bravo Díaz, 2017).

Estas algas, sometidas a importantes variaciones de su entorno a causa de las mareas y el oleaje (que alteran el grosor de la capa líquida protectora de la luz), han tenido que desarrollar un sistema de defensa de alta capacidad: la superficodismutasa (Gonzalez-Minero y Bravo Díaz, 2018). Al igual que en el alga marina, esta molécula, aplicada en cosmética combate eficazmente el efecto destructor de los radicales libres, lo que evita la degradación de los fibroblastos, del ADN y de las fibras de colágeno.

Asimismo, detiene la deformación y pérdida de fluidos de las membranas de las células, con lo que impide que el tejido cutáneo se esclerose, se seque y se llene de las consecuentes arrugas (Cheong, Qiu, Du, Liu y Khan, 2018).

Como conclusión, podemos afirmar, a partir de todo lo expuesto, que las algas marinas son mezclas de oligoelementos, aminoácidos, minerales y vitaminas curativas para el cuerpo humano, y que se muestran muy eficaces contra el envejecimiento (Aburjai y Natsheh, 2003).

Que, además, tienen propiedades antiinflamatorias y nutritivas, hasta el punto que un tratamiento intensivo con algas marinas nos pueden reequilibrar los niveles naturales de hidratación de la piel. Todo ello hace de las algas marinas un excelente tratamiento tanto de peeling como nutricional para nuestra piel (Bedoux, Hardouin, Burlot y Bourgougnon, 2015).

Es constatable, entonces, que las algas marinas se han convertido en la última tendencia dentro del campo de la estética.

Y es que sus beneficios son numerosos, ya que además de ser antioxidantes e hidratantes, estimulan la circulación y depuran el organismo, de modo que se utilizan, dadas sus propiedades, en tratamientos anticelulíticos y adelgazantes con muy buenos resultados.

Referencias

Aburjai , T. y Natsheh, F.M. (2003). Plants Used in Cosmetics. PhytotheRes, 17(1), 987-1000.

Alcalde, M.T. (2008). Cosmética natural y ecológica. OFFARM, 27(9), 96-102.

Alcalde, M.T. (2004). Activos cosméticos de origen marino: Algas, macromoléculas y otros componentes. OFFARM, 23(10), 100-104.

Amit, G., Ashawat, MS., Shailendra, S. y Swarnlata, S. (2007). Phytosome: A novel Approach Towards Functional Cosmetics. J Plan Sci., 2(6), 644-649.

Bedoux, A., Hardouin, K., Burlot, A.S. y Bourgougnon, N. (2015). Bioactive components from seaweeds: Cosmetic applications and future development. Adv Botan Res. 71 (1), 345-378.

Bedoux, G., Hardouin, K., Burlot, A.S. y Bourgougnon, N. (2014). Bioactive Components from Seaweeds: Cosmetic Applications and Future Development. In N. Bourgougon, Advances in Botanical Research. pp. 349-382. New York: Academic Press, Editors. DOI: 10.1016/B978-0-12-408062-1.00012-3.

Bourgougnon, N., Bedoux, G., Sangiardi, H. y Stiger, V. (2011). Las algas: potencial nutritivo y aplicaciones cosméticas. En Fundación CETMAR (Ed.), Las algas como recurso. Valorización. Aplicaciones industriales y tendencias. pp. 79-84. Vigo: Centro Tecnológico del Mar de Galicia.

Cheong, KL., Qiu, HM., Du, H., Liu, Y. y Khan, B. (2018). Oligosaccharides Derived from Red Seaweed: Production, Properties, and Potential Health and Cosmetic Applications. Molecules, 23(10), pii:E2451. DOI: 10.3390/molecules23102451.

Gonzalez-Minero, F.J. y Bravo Díaz, L. (2017). Historia y actualidad de productos para la piel, cosméticos y fragancias. Especialmente los derivados de las plantas. Revisión. Ars Pharmaceutica, 58(1), 5-12. DOI:  10.4321/s2340-98942017000100001 

Gonzalez-Minero, F.J. y Bravo Díaz, L. (2018). Estudio botánico y farmacéutico de productos con aplicación en cosmética y cuidado de la piel. Ars Pharmaceutica 58(4), 175-191. DOI: 10.4321/S2340-98942017000400005.

Hunt, K.A., Fate, J. y Dods, B. (2011). Cultural and social influences on the perception of beauty: a case analysis of the cosmetics industry. J Bussines Case Studies, 7(1), 1-10.

Santana, M., Oliveira, G., Yoshida, V., Sabha, M. y Oshima, Y. (2011). Naturally Occurring Ingredients as Potential Antiaging Cosmetics. Lat Am J Pharm, 30(8), 1531-1535.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *