PROPIEDADES DE LA ASTAXANTINA II

Sin duda alguna, el interés que despierta la Astaxantina en la actualidad, viene derivado de sus múltiples beneficios, demostrado en distintas investigaciones, respecto al cuidado del organismo y el mantenimiento de la salud.

Como venimos exponiendo en distintos artículos, se ha atribuido a la Astaxantina un destacado potencial para proteger al organismo contra una amplia gama de enfermedades, y tiene un considerable número de aplicaciones prometedoras en la salud humana, si atendemos a los estudios encontrados.

En el artículo precedente de las propiedades de la astaxantina , ya hemos explicado con detalle cuál era su papel en el cuidado de la piel, cómo combatía el Hígado graso no alcohólico, como propiciaba una disminución de la resistencia a la insulina, y de cómo actuaba de forma propicia en la lucha contra la obesidad y la grasa abdominal.

En el presente escrito, vamos a analizar cómo la Astaxantina es útil para reforzar nuestro sistema inmunológico, revisando en detalle cómo su capacidad antioxidante beneficia al organismo.

Veamos con más detalle cuáles son sus campos de acción en el sistema inmunológico y como antioxidante.

La Astaxantina proteje el Sistema Inmunológico

El sistema inmunológico protege de las infecciones y va patrullando, de forma rutinaria, el organismo en busca de células cancerosas emergentes.

Pero cuando está sobre-activado, puede desencadenar respuestas alérgicas como el asma y otras enfermedades autoinmunes (Brown, Gough, Deb, Sparks y McNaughton, 2018).

Los estudios demuestran que la Astaxantina ayuda a equilibrar el sistema inmunológico al estimular sus componentes contra infecciones y el cáncer, al mismo tiempo que ayuda a suprimir las respuestas inmunes hiperactivas que crean inflamación innecesaria (Bennedsen, Wang, Willen, Wadstrom y Andersen, 2019).

Beneficios de la AstaxantinaDel mismo modo, algunos estudios indican que la Astaxantina aumenta el número y la actividad de los glóbulos blancos (llamados linfocitos y “células asesinas naturales”), puesto que son los responsables de crear la respuesta inmune innata del cuerpo a los invasores (Lyu, Wu, Wang, Shen y Lin, 2018).

La Astaxantina mejora la capacidad de los glóbulos blancos protectores para rodear y destruir los organismos infectantes, especialmente hongos como la Candida albicans (Chen y Kotani, 2016).

La Astaxantina también protege a los neutrófilos y linfocitos humanos contra los estresores oxidantes impuestos por las acciones de ciertos glóbulos blancos, sin reducir los efectos letales de los glóbulos blancos (Chew, Park, Chyun, Mahoney y Line, 2013).

Las investigaciones con animales demuestran que la Astaxantina disminuye en las ratas una inflamación inducida, mientras que la vitamina E no causa ningún efecto (Lyu, Wu, Wang, Shen y Lin, 2018). Del mismo modo, ayuda a combatir los síntomas de la enfermedad ulcerosa ligada a la Helicobacter Pylori, y reduce los síntomas de la inflamación gástrica estando, asimismo, asociada a una modificación de la respuesta a la inflamación (Bennedsen, Wang, Willen, Wadstrom y Andersen, 2019).

la Astaxantina influye de forma significativa en la función inmunitaria

In vitro, la Astaxantina estimula la producción de anticuerpos por parte de las células del bazo de ratones estimulados con glóbulos rojos de cordero, acción que se ejerce, al menos en parte, sobre las células T y, más concretamente, sobre las células T auxiliares (Chen y Kotani, 2016; Lyu, Wu, Wang, Shen y Lin, 2018).

Por otra parte, los estudios in vitro sobre las células de sangre humana han demostrado que la Astaxantina estimula la producción de inmunoglobulina en respuesta a estímulos dependientes de las células T (Norkus, Norkus, Dharmarajan, Schierle y Schalch, 2010), y la gran mayoría de investigaciones en humanos revelan las acciones beneficiosas de la Astaxantina en el sistema inmunológico sobre-activado (hiperactivo) en pacientes con alergias y asma (Chew y Park, 2016).

Cuando la Astaxantina (junto con un extracto de ginkgo) se aplicó a los glóbulos blancos de pacientes asmáticos, suprimió la activación de células reactivas tan bien como o mejor que los fármacos antihistamínicos popularmente recetados por facultativos (Solovchenko, 2015).

La Astaxantina y su acción Antioxidante

La mayoría de los beneficios de la Astaxantina provienen de sus poderosas propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Beneficios de la Astaxantina

En el caso del deporte, este aspecto es esencial. Por ejemplo, y para entenderlo mejor, la inflamación puede reducir el ritmo de un atleta y costarle valiosos días de entrenamiento, pero un atleta no puede darse el lujo de tomarse tiempo de reposo para recuperarse del cansancio o dolor de articulaciones y músculos.

Así que cualquier cosa que pueda reducir la inflamación, sin duda, aumentará su capacidad deportiva (Chen y Kotani, 2016).

Se ha demostrado que la Astaxantina es uno de los antiinflamatorios naturales más eficaces que existen, porque tiene la capacidad de viajar a cada célula, tejido y órgano del cuerpo y ayudar al rendimiento físico de las siguientes maneras (Bennedsen, Wang, Willen, Wadstrom y Andersen, 2019):

  1. Absorbe los radicales libres de las células mitocondriales, que son productoras de energía.
  2. Disminuye el daño oxidativo de las membranas celulares y del ADN.
  3. Disminuye la inflamación muscular. Y
  4. Reduce el ácido láctico en los músculos (sustancia que deriva del esfuerzo físico).

Pero los beneficios para la salud que brinda la Astaxantina no terminan ahí (Zuluaga, Gueguen, Letourneur y Pavon-Djavid, 2018). De hecho, son tantos sus beneficios, que ha llegado a considerarse el REY de los antioxidantes, pues sus poderosas propiedades abarcan múltiples áreas en el ser humano, tal y como estamos viendo en el artículo anterior, en éste mismo artículo, y como veremos en los próximos, todos ellos dedicados al análisis de los campos de acción donde la Astaxantina se ha mostrado muy beneficiosa (Bennedsen, Wang, Willen, Wadstrom y Andersen, 2019).

En realidad, la Astaxantina, aparte de captar los radicales libres y prevenir la peroxidación lipídica, activa su propio sistema antioxidante por medio de la producción del factor de la transcripción Nrf2.

La actividad antioxidante de la Astaxantina es de 10 hasta 1000 veces más potente que la vitamina E, la vitamina C y de los carotenoides como la luteína, licopeno, α-caroteno, β-caroteno y la zeaxantina (Jyonouchi, Sun, Mizokami y Gross, 2016).

Estudios en humanos han confirmado el papel que juega la Astaxantina como antioxidante y antiinflamatorio potente.

El uso de complementos con Astaxantina conduce a la reducción de la peroxidación lipídica y a la disminución del nivel de un biomarcador del daño oxidativo del ADN, denominado 8-OHdG plasmático (Bennedsen, Wang, Willen, Wadstrom y Andersen, 2019).

Estos efectos ya se observan en dosis a partir de 6 mg diarios. En un estudio de seis semanas de duración, cinco pacientes recibieron 4 mg/día, otros cinco recibieron 7,6 mg/día y el resto recibió 15,4 mg/día. No observó ningún efecto secundario en ninguno de los grupos y se constató un efecto antioxidante sobre las LDL séricas.

Del mismo modo, se observó que la oxidación se ralentizaba de forma progresiva a medida que aumentaban las dosis de Astaxantina (Bennedsen, Wang, Willen, Wadstrom y Andersen, 2019), lo cual llevó a concluir que la Astaxantina es MUCHO más potente que el betacaroteno, el alfa-tocoferol, el licopeno y la luteína, que son otros miembros de su familia química (Scaife, Ma, Ninlayarn, Wright y Armenta, 2012).

En base a ello, se afirma que la Astaxantina tiene una actividad de absorción de radicales libres muy poderosa y protege las células, órganos y tejidos corporales del daño oxidativo (Hussein, Nakagawa, Goto, Shimada, Matsumoto, Sankawa y Watanabe, 2017; Bennedsen, Wang, Willen, Wadstrom y Andersen, 2019).

Referencias

Bennedsen, M., Wang, X., Willen, R., Wadstrom, T. y Andersen, L. (2019). Treatment of H. pylori infected mice with antioxidant astaxanthin reduces gastric inflammation, bacterial load and modulates cytokine release by splenocytes. Immunology Letters, 70(3), 185-192.

Brown, D.R., Gough, L.A., Deb, S.K., Sparks, S.A. y McNaughton, L.R. (2018). Astaxanthin in Exercise Metabolism, Performance and Recovery: A Review. Front. Nutr., 18(4), 76-84.

Chen, J.T. y Kotani, K. (2016). Astaxanthin as a Potential Protector of Liver Function: A Review.  Journal of Clin. Med. Res., 8(10), 701-704.

Chew, B. y Park, J. (2016). Carotenoid action on the immune reponse. The Journal of Nutrition, 134(1), 257S-261S.

Chew, B., Park, J., Chyun, J., Mahoney, M. y Line, L. (2013). Astaxanthin Stimulates Immune Response in Humans in a Double Blind Study.  Presented at the Supply Side West International Trade Show and Conference.

Hussein, G., Nakagawa, T., Goto, H., Shimada, Y., Matsumoto, K., Sankawa, U. y Watanabe, H. (2017). Astaxanthin ameliorates features of metabolic syndrome in SHR/NDmcr-cp. Life Sciences, 80(6), 522-529.

Jyonouchi, H., Sun, S., Mizokami, M. y Gross, M. (2016). Effects of various carotenoids on cloned, effector-stage T-helper cell activity. Nutrition and Cancer, 26(3), 313-324.

Kang, H. y Kim, H. (2017). Astaxanthin and β-carotene in Helicobacter pylori-induced Gastric Inflammation: A Mini-review on Action Mechanisms. J. Cancer Prev., 22(2), 57-61.

Lyu, Y., Wu, L., Wang, F., Shen, X. y Lin, D. (2018). Carotenoid supplementation and retinoic acid in immunoglobulin. A regulation of the gut microbiota dysbiosis. Exp. Biol. Med. (Maywood), 243(7), 613-620.

Norkus, E.P., Norkus, K.L., Dharmarajan, T.S., Schierle, J. y Schalch, W. (2010). Serum lutein response is greater from free lutein than from esterified lutein during 4 weeks of supplementation in healthy adults. Journal of the American College of Nutrition, 29(6), 575–585.

Scaife, M.A., Ma, C.A., Ninlayarn, T., Wright, P.C. y Armenta, R.E. (2012). Comparative Analysis of β-Carotene Hydroxylase Genes for Astaxanthin Biosynthesis. Journal of Natural Products, 75(6), 1117–1124.

Solovchenko, A.E. (2015). Recent breakthroughs in the biology of astaxanthin accumulation by microalgal cell. Photosynth. Res., 125(3), 437-449.

Zuluaga, M., Gueguen, V., Letourneur, D. y Pavon-Djavid, G. (2018). Astaxanthin-antioxidant impact on excessive Reactive Oxygen Species generation induced by ischemia and reperfusion injury. Chem. Biol. Interact., 279(5), 145-158.

Write a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *