UN CAROTENOIDE POR DESCUBRIR: LA ASTAXANTINA

En la actualidad, la gran mayoría de las personas interesadas en la vida sana y la salud natural han escuchado hablar de los antioxidantes y sus beneficios, y de los carotenoides como un tipo específico de antioxidante.

Ambas, antioxidantes y carotenoides, son palabras de moda, que la publicidad y los medios de comunicación utilizan incluso con exceso, y con clara tendencia mercantilista, centrada en la compra y venta de los mismos, para obtener beneficios económicos.

Esto ha hecho que, por desgracia, a muchos alimentos se les haya atribuido ‚Äúefectos antioxidantes‚ÄĚ cuando, en realidad, este efecto es mucho menor del que nos quieren hacer creer (Ranga, Sarada, Baskaran y Ravishankar, 2009).

Sea como sea, y desde nuestra perspectiva de ‚Äúentender la naturaleza y copiarla‚ÄĚ (tal cual, no de forma artificial) creemos que es necesario que todos nos planteemos cuestiones fundamentales respecto a los antioxidantes atribuidos a casi cualquier producto.

En primer lugar, debemos reflexionar y cuestionarnos acerca de su verdadera capacidad antioxidante.

¬ŅPor qu√© debemos hacerlo?

Por la sencilla razón de que las actividades diarias (bien sea por las condiciones climáticas y el exceso de sol, bien sea por el estrés diario, o ya sea por el ejercicio físico que realizamos) conllevan ya la aparición de radicales libres y, por tanto, la oxidación celular.

Si consumimos alimentos creyendo que son antioxidantes, y ciertamente no tienen tanto poder como nos han ‚Äúvendido‚ÄĚ, no estar√≠amos en condiciones de ponerles freno y combatirlos. Incluso si consumimos alimentos que s√≠ poseen antioxidantes en cantidades moderadas, la suma necesaria de los mismos para llegar a contrarrestar los efectos de los da√Īinos radicales libres ser√≠a tan elevada, que nuestra dieta no podr√≠a abastecernos de lo que nuestro organismo necesita.

Pero, por el contrario, con alimentos o suplementos ricos en antioxidantes no ser√° necesaria tanta cantidad, y la probabilidad de protegerte del da√Īo que causan los radicales libres ser√° tambi√©n mayor.¬†Y aqu√≠ radica la importancia de cuestionarnos la capacidad antioxidante de lo que consumimos, as√≠ como el tipo de antioxidante que estamos consumiendo.

TIPOS DE ANTIOXIDANTES

La principal función de los antioxidantes es la de NEUTRALIZAR y combatir los radicales libres. Dos son los tipos principales que podemos hallar en la naturaleza (Alam, Xu y Wang, (Eds.), 2020; Amos, 2005):

Lo que son solubles en agua (a los que se denomina hidrofílicos)

  • Los¬†antioxidantes solubles en agua¬†est√°n presentes en fluidos acuosos, como la sangre y los fluidos intracelulares y extracelulares.
  • Reaccionan con los oxidantes en el plasma sangu√≠neo y en el citosol (que es la porci√≥n l√≠quida del citoplasma de la c√©lula).
  • Entre los antioxidantes solubles en agua se encuentra la vitamina C, el glutati√≥n y las catequinas.

Los que son solubles en grasas / lípidos (a los que se denomina hidrofóbicos)

  • Los¬†antioxidantes solubles en l√≠pidos¬†se encuentran en las membranas celulares y en las lipoprote√≠nas.
  • Son los encargados de proteger las membranas celulares de la peroxidaci√≥n lip√≠dica.
  • Las vitaminas E, A y betacaroteno son antioxidantes solubles en l√≠pidos.

El organismo, para luchar contra los molestos radicales libres, precisa de las dos categor√≠as que acabamos de se√Īalar, ya que cada una de ellas capta radicales libres en diferentes tipos de c√©lulas y tejidos (G√≥mez, Men√©ndez, √Ālvarez y Flores, 2009). Por ello, tomarlos conjuntamente aumenta tanto la eficiencia de los antioxidantes solubles en agua como la de los solubles en l√≠pidos.

Dentro del grupo de los antioxidantes, existe uno superior, que es capaz de ser soluble tanto en agua como en l√≠pidos, que es el pigmento responsable del color rosa de la carne de salm√≥n. En un art√≠culo anterior¬†explicamos c√≥mo los salmones luchaban con una fuerza inusitada para su tama√Īo gracias a que acumulaba en su organismo este tipo de antioxidante prodigioso, la Astaxantina.

También éste es el pigmento responsable del color rosa de los flamencos (muchos de nosotros desconocíamos que los flamencos recién nacidos son blancos y adquieren con el tiempo su coloración rosada gracias a los alimentos cargados de Astaxantina que consumen). La Astaxantina pertenece a una clase de pigmentos de origen natural llamados carotenoides (Martin, Jager, Ruck y Schimdt, 2009). A pesar de los más de 700 carotenoides existentes, casi todos nosotros hemos oído hablar de un tipo de ellos, el más popular: el beta-caroteno.

¬ŅDE D√ďNDE OBTENEMOS LOS CAROTENOIDES?¬†

algas y saludUna alimentaci√≥n rica en verduras frescas y ecol√≥gicas incluye la ingesta de abundantes carotenoides. Sin embargo, el carotenoide que posee el s√ļper antioxidante del que estamos hablando es muy dif√≠cil (y caro) de obtener. De hecho, solo existen dos fuentes conocidas: una micro alga llamada Haemotococcus Pluvialis y los animales que consumen dicha alga, como el salm√≥n y el krill.

Podr√≠amos tomar otros carotenoides, es cierto, pero un poco m√°s adelante explicaremos por qu√© la Astaxantina supera a cualquier otro (G√≥mez, Men√©ndez, √Ālvarez y Flores, 2009).

Para aprovechar los beneficios de la Astaxantina (no nos cansaremos de repetirlo, el rey de los carotenoides) de la misma manera que lo hace el salmón, necesitaríamos encontrar y consumir el tipo de micro alga que acabamos de nombrar, lo que es muy improbable (Camacho, González y Klotz, 2013).

O bien, sólo quedaría que nos atiborrásemos con cantidades ingentes e imposibles de salmón, que además precisaría ser salvaje o natural (pues los de piscifactoría son alimentados con piensos y pigmento artificial para darle a su piel el color rosado) (Christiansen, Lie y Torrissen, 2005).

Incluso si estamos dispuestos a pagar el alto precio del salmón salvaje, el contenido de mercurio y otros metales pesados del pescado resulta altamente preocupante. Por tanto, existe una solución más sencilla que nos permite gozar de las increíbles propiedades de este antioxidante prodigioso: tomar la Astaxantina en forma de suplemento (Capelli, Bagchi y Cysewski, 2013).

Desde Algamania estamos tan convencidos de sus beneficios, que nosotros mismos estamos consumiendo a diario nuestra dosis de 12 mg. desde que empezamos a investigar sobre ella, hace ya m√°s de 2 a√Īos. Podemos dar fe de muchos beneficios en nuestros propios cuerpos, viendo, adem√°s, los resultados en nuestros clientes y sus familiares. Para todos los consumidores de nuestra Astaxantina, hay un claro consenso respecto a que ha mejorado mucho la salud general, y que el sistema inmunol√≥gico est√° m√°s fuerte y es m√°s resistente.

En el próximo artículo haremos un análisis comparativo de la Astaxantina respecto a otros carotenoides más populares, con el fin de profundizar cuál de ellos merece más la pena.

¬°No te lo pierdas!!!

 Referencias

Alam, Md.A., Xu, J.L. y Wang, Z. (Eds.) (2020). Microalgae Biotechnology for Food, Health and High Value Productos. New York, NY: Springer Editions.

Amos, R. (2005). Handboook of Microalga. Culture Biotechnology and applied Phycology. India: Blackwell publishing.

Camacho, K.J., González, G. y Klotz, R. (2013). Producción de Astaxantina en Haematococcus pluvialis bajo diferentes condiciones de estrés. Nova, 11(19), 94-104.

Capelli, B., Bagchi, D. y Cysewski, G.R. (2013). Synthetic Astaxanthin is significantly inferior to algal-based Astaxanthin as an antioxidant and may not be suitable as a human nutraceutical supplement. Nutrafoods, 12(4), 145-152.

Christiansen, R., Lie, O. y Torrissen, O. (2005). Growth and survival of Atlantic salmon, Salmo salar L., fed different dietary levels of astaxanthin.  First-feeding fry. Aquaculture Nutrition, 1(1), 189-198.

G√≥mez, L., Men√©ndez, J., √Ālvarez, I. y Flores, I. (2009). Efecto de diferentes protocolos de aplicaci√≥n de un campo magn√©tico (0.03T) sobre el crecimiento, viabilidad y composici√≥n pigmentaria de¬†Haematococcus pluvialis¬†Flotow en suficiencia y ausencia de nitr√≥geno. Biotecnolog√≠a Vegetal, 9(2), 105-117.

Martin, H., Jager, C., Ruck, C. y Schimdt, M.  (2009). Anti- and Prooxidant Properties of Carotenoids.J. Prakt. Chem., 341(3), 302-308.

Ranga, R., Sarada, A., Baskaran, V. y Ravishankar, G. (2009). Identification of Carotenoids from Green Alga¬†Haematococcus Pluvialis¬†by HPLC and LC¬†–¬†MS (APCI) and Their Antioxidant Properties. Journal Microbiol. Biotechnol., 19(1), 1333-1341.

1 Comment

Write a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *