EL IMPRESIONANTE PODER DE LAS ALGAS

Las algas son alimentos llenos de propiedades que, además en la cocina, estimulan la imaginación con sus variados sabores y texturas

Las algas marinas,¬†que hoy proliferan en los men√ļs gastron√≥micos y enriquecen las recetas m√°s innovadoras, ya tuvieron un primer ‘boom’ hace varios siglos. Cronol√≥gicamente, podr√≠amos resumirlo as√≠ (S√°nchez-Mu√Īiz, 2012):

  1. Primero, cuando se descubrió que, tras incinerarlas, sus cenizas, ricas en sosa y potasa, podían ser usadas en las industrias del jabón y el vidrio.
  2. Segundo, en las campa√Īas napole√≥nicas, cuando la p√≥lvora era necesaria para la guerra, se fabricaba con el nitrato pot√°sico as√≠ obtenido.
  3. Y, finalmente, en 1811, cuando el qu√≠mico y farmac√©utico Bernard Courtois, mientras limpiaba un hogar de incineraci√≥n de algas con √°cido sulf√ļrico, identific√≥ un delicado humo violeta que cristalizaba en agujas, y que result√≥ ser el yodo, empleado desde entonces como antis√©ptico.

Las algas poseen tal concentraci√≥n nutritiva que, en cantidades muy peque√Īas, aportan grandes beneficios, como m√°s adelante veremos en este art√≠culo.

Veamos, a continuación, qué nutrientes tiene este alimento y cuáles son sus beneficios.

LOS NUTRIENTES DE LAS ALGAS

Si hablamos de MACRONUTRIENTES

Se puede considerar que, seg√ļn su pigmentaci√≥n, las algas se clasifican en pardas (Phaeophyta), rojas (Rhodophyta) y verdes (Chlorophyta).

Analicemos cuáles son estos macronutrientes: proteínas, hidratos de carbono y lípidos (Rupérez, Gómez-Ordónez y Jiménez-Escrig 2019).

  • La concentraci√≥n de prote√≠na de las algas pardas es baja (5-11%) en comparaci√≥n con la concentraci√≥n de las algas verdes (10-26%) o de las algas rojas (35-47%), similar a la soja, los cereales o el pescado (El-din y El-ahwany, 2015).
  • Su composici√≥n tambi√©n es rica en carbohidratos complejos y polisac√°ridos, los cuales previenen patolog√≠as como la diabetes o la obesidad, que es la primera causa de muerte en el mundo, seg√ļn la OMS, con una proporci√≥n de entre el 4 y el 76% (Barbosa, Coutinho, Costa Lima y Reis, 2019).
  • Y en lo que respecta a su contenido en grasas y √°cidos grasos, esta proporci√≥n est√° sujeta a variaciones estacionales, aunque se ha demostrado que las algas pardas presentan un contenido de l√≠pidos superior al de verdes y rojas, y una gran concentraci√≥n de √°cidos grasos poliinsaturados, esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo (El-din y El-ahwany, 2015).

Las algas también poseen MICRONUTRIENTES

En este caso son¬† unos compuestos eficaces contra el estr√©s oxidativo y el envejecimiento celular, tanto hidrosolubles, como las vitaminas B3, B6, B12 o C, como liposolubles, la E o un pigmento como el ő≤-caroteno (provitamina A).

Tambi√©n, poseen nutrac√©uticos como la fucoxantina que, a trav√©s de la tiroides, act√ļa sobre el centro del apetito y activa la leptina, hormona que incentiva el gasto energ√©tico (Barbosa, Coutinho, Costa Lima y Reis, 2019; Atsushi, Kazi, Idam, Nobuyoshi, Junichi et al., 2018).

Veamos su composición en yodo, fósforo y calcio, hierro, otros minerales, vitaminas y mucílagos. Y tras ello, analizaremos sus beneficios.

Yodo
  • El yodo es uno de los minerales estrella de las algas. Se trata de un oligoelemento imprescindible para el metabolismo energ√©tico de las c√©lulas.
  • La principal fuente de yodo en la dieta omn√≠vora son alimentos de origen marino, como el pescado y el marisco. Las algas son la alternativa vegetariana y vegana.
  • A√Īadiendo solo peque√Īas dosis¬†de algas a la dieta habitual se tendr√°n cubiertas las necesidades diarias de yodo, lo que es importante para favorecer una s√≠ntesis adecuada de hormonas en la gl√°ndula tiroidea.
  • No obstante, en casos de hipertiroidismo es conveniente mantener un control estricto de la ingesta de este mineral.
Fósforo y Calcio
  • Las algas se consideran asimismo una buena fuente de f√≥sforo y calcio.
  • El f√≥sforo se halla en gran variedad de algas, por ejemplo, el¬†Espagueti de mar.
  • Respecto al calcio, se han realizado diversos estudios que muestran que el aporte de calcio proveniente de algas como la Hiziki (1.400 mg/100 g) o el Arame (1.170 mg).
Hierro
  • Aunque el hierro de las algas no se asimile igual que el de origen animal, sigue siendo muy interesante por su cantidad y por la¬†presencia de vitamina C,¬†que desempe√Īa un importante papel en su absorci√≥n.
Otros Minerales
  • La lista de minerales que aportan estas verduras del mar no termina aqu√≠. En ellas se puede encontrar potasio (el espagueti de mar presenta una gran concentraci√≥n), as√≠ como peque√Īas dosis de¬†selenio y cinc.
Vitaminas
  • Las algas son una fuente de vitaminas. Por ejemplo, el alga nori presenta un alto contenido en betacaroteno o provitamina A, conocida por su papel protector en la salud de la vista.
  • La familia de la vitamina B es tambi√©n abundante en algas como la Hiziki o la Espirulina, mientras que las vitaminas E y C, potentes antioxidantes adem√°s de grandes aliadas para un buen tono y salud de la piel, est√°n presentes en la Lechuga de mar o el alga Wakame.
Mucílagos
  • En las algas, las fibras forman muc√≠lagos, que son polisac√°ridos que retienen varias veces su volumen en agua.

LOS BENEFICIOS QUE APORTAN LAS ALGAS

Vamos a destacar los siguientes, por considerar que son los que más pueden interesar a la población general, y que se deben esencialmente a su abundancia en minerales. Así, este alimento destaca por tener unos resultados beneficiosos en los siguientes ámbitos (Atsushi, Kazi, Idam, Nobuyoshi, Junichi et al., 2018):

  1. Huesos y dientes sanos

Unos niveles adecuados de calcio, de magnesio y de f√≥sforo que aportan las algas ayudan a mantener dientes y huesos sanos. Por ello, contribuyen a prevenir la osteoporosis (Collins, Fitzgerald, Stanton y Ross, 2016). Adem√°s, el calcio presente en las algas viene acompa√Īado de otros minerales como el magnesio, necesarios tambi√©n para su correcta asimilaci√≥n y la formaci√≥n √≥sea.

  1. Frente a la anemia

El contenido hierro y en vitamina C convierte a las algas en grandes aliadas en los casos de anemia (el alga Dulse y la Espagueti de mar contienen alrededor de 60 mg de hierro por cada 100 g).

  1. Buenas digestiones

Los mucílagos de algas como el Cochayuyo y la Wakame ejercen un papel protector sobre las mucosas del estómago e intestino, haciendo que las digestiones sean más suaves y que se tenga una mayor sensación de saciedad, un aspecto especialmente interesante en dietas de adelgazamiento (Collins, Fitzgerald, Stanton y Ross, 2016).

  1. Salud cardiovascular

Para quienes se preocupan por su salud cardiovascular, en general se trata de un alimento con muy bajo contenido en grasas y algunas variedades, como la Cochayuyo o el Fucus, son conocidas por su capacidad para mantener a raya el colesterol LDL (el ‚Äúmalo‚ÄĚ), lo cual las hace especialmente interesantes en casos de hipercolesterolemia (Mwangi y Ngila, 2015).

En resumen, parec√≠a dif√≠cil imaginar tanto provecho en estas ‚Äúmolestas plantas‚ÄĚ que invaden playas y se enmara√Īan obstinadas en redes y anclas.

Pero las investigaciones más recientes están incrementando hasta el infinito sus posibilidades y sus beneficios para los seres humanos, no sólo a nivel culinario, sino en muchos ámbitos de aplicación, dados los macro y micronutrientes que poseen, que las hacen aptas para un sinfín de usos.

Sus beneficios son del todo comprobados en muchas investigaciones científicas, hasta el punto de considerar las algas como el recurso del futuro (Barbosa, Coutinho, Costa Lima y Reis, 2019).

Referencias

Atsushi, F., Kazi, AS., Idam, H., Nobuyoshi, A., Junichi, T., Hidenori, T., Atsuya, Y., Kohji, M., Masamichi, N., Masayoshi, T., Poh, WP., Youichi, S., Naoki, Y. et al. (2018). Identification and Biochemical Characterization of Halisulfate 3and Suvanine as Novel Inhibitors of Hepatitis C Virus NS3Helicase from a Marine Sponge. Marine Drugs, 12(1), 462-476.

Barbosa, A.I., Coutinho, A.J., Costa Lima, S.A. y Reis, S. (2019). Marine Polysaccharides in Pharmaceutical Applications: Fucoidan and Chitosan as Key Players in the Drug Delivery Match Field. Marine Drugs, 17(12), pii:E654.

Collins, K., Fitzgerald, G., Stanton, C. y Ross, R. (2016). Looking Beyond the Terrestrial: The Potential of Seaweed Derived Bioactives to Treat Non-Communicable Diseases. Marine Drugs, 14(1), 60-68.

El-din, SM. y El-ahwany, AM. (2015). Bioactivity and phytochemical constituents of marine red seaweeds (Jania rubens , Corallina mediterranea and Pterocladia capillacea). Integrative Medicine Research, 10(1), 471-484.

Mwangi, I.W. y Ngila, J.C. (2015). Removal of heavy metals from contaminated water using ethylenediamine-modified green seaweed (Caulerpa serrulata). Physics and Chemistry of the Earth, 1(1), 50-65.

Rupérez, P., Gómez-Ordónez, E. y Jiménez-Escrig, A. (2019). Nutritional quality and biological properties of brown and red edible seaweeds. En V.H. Pomin (Ed.),Seaweed: Ecology, Nutrient Composition and Medicinal Uses, pp 51-66. Chapter 3. Series: Marine Biology. Earth Sciences in the 21st Century. Hauppauge (New York): Nova Science Pub. Inc.

S√°nchez-Mu√Īiz, F.J. (2012). Dietary fibre and cardovascular healt. Nutrici√≥n hospitalaria, 27(1), 31-45.

 

Write a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *